¿De quien es la Gracia y de donde viene?


   La “Gracia” es del Espíritu. Viene únicamente del  espíritu, y es un regalo de la propia Deidad. Este espíritu de “Gracia” es una actividad efímera y, no obstante, debe ser cortejada, invocada y demandada por los estudiantes en el sendero. Sin ella, muchas serán las oportunidades maravillosas que se perderán cada hora. Como podrán ver, los sonidos del mundo externo son tan estridentes que la voz del Espíritu interno apenas si se puede oír.

     Todo aquel que vive en esa paz calmada y radiante, reposando en el seno de su propia Llama Eterna inmortal, es en verdad una persona sabia. Siempre está alerta a la palabra de Dios en todo sentido, y la dirección de esa Gran y majestuosa Presencia, siempre listo para recibir a los Mensajeros del Altísimo quien podrían usar a tal persona como un conducto.

¡Ustedes no saben cuando la voz de Dios, hablando por conducto de los labios de un ser externo, les dará la oportunidad de una vida!

 

¿Qué es la Gracia?

   La Gracia es humildad, bondad amorosa, tolerancia, amabilidad espiritual, comprensión. Resulta difícil mantener una presión positiva de energía calificada que te permite impulsar un patrón hacia su realización exitosa y, empero, permanecer un estado de gracia. Sin embargo, Yo (Jesús) hice esto igualmente lo hizo mi madre (Madre maría) antes que Yo.

La “Gracia” es esa virtud que estimula el deseo espiritual en otros. Es la capacidad de escuchar el poder de Dios, y consciente y positivamente rechazar los poderes del mal. El Amor y la Gracia constituyen un lenguaje universal; son los sentimientos que todo verdadero mensajero de Amor trae a su prójimo. Esa gracia le permite convertirse en la plenitud de sí mismos.
  

¿Cuando sé que no estoy viviendo en un estado de Gracia?

Cuando  uno o más de estos vehículos (físico, eterico, mental, emocional) esta indisciplinado -- trátese del cuerpo mental que asimila una acreción de conocimiento dentro de si; del cuerpo emocional descontrolado, indisciplinado o de mal genio; del cuerpo eterico que trae a colación una y otra vez las injusticias del pasado; o del cuerpo físico que disfruta de las satisfacciones impuras de los sentidos ----cuando algunos de estos vehículos se les permite ser el amo de la energía de ustedes en vez de que lo sea la presencia de Dios “YO SOY”

entonces NO  estarán ustedes viviendo en un estado de pura Gracia.

 

¿Qué debo hacer para alcanzar la Gracia espiritual?

     Entrando al corazón de la Presencia “YO SOY” y adorándolo con

sentimientos profundos (cuerpo emocional), adorándolo mediante la mente serena (cuerpo mental), adorándolo en el perdón misericordioso del cuerpo eterico, adorándolo en un templo santo y santificado. (Cuerpo físico) [ Marcos 12:30]

 

¿Que, No es la Gracia?

        La Gracia no es una actividad de la voluntad. No es una actividad de la mente, como tampoco es una acción de disciplinar el cuerpo físico. Muchos ascetas que practican mortificaciones de la carne y llevan vestidos de henequén, tienen menos gracia que un laico que puede estar trabajando sobre sus manos y rodillas para limpiar el piso de una capilla o catedral. La Gracia no puede lograrse meramente mediante las disciplinas del cuerpo, Esas disciplinas son bellas en su lugar, y claro que elevan la actividad de la carne a una tasa que está mucho más acorde con la actividad Vibratoria Superior del Santo Ser Crístico.
       De no haber en el corazón el espíritu de Gracia allí donde se observan disciplinas de la carne, a menudo da pie al orgullo espiritual y a una amargura sutil que a veces hace más daño al alma que la indulgencia en la susodicha “debilidad de la carne”
  “¡Ay de ustedes escribas y fariseos, porque el publicano y el pecador entraran al Reino antes que ustedes”! [mateo 23:13]         Es menester que ustedes se conviertan en la encarnación de esa Gracia. La cual durara a lo largo de toda la Nueva era, al tiempo que el Séptimo Rayo comience a encontrar expresión a través de corrientes de vida que pueden individualmente imbuirse con Gracia.

 

Habla la Madre María

Es así como Yo (madre María) aprendí cuando los Ángeles vinieron, cuando los mensajeros vinieron, cuando los diversos avisos y advertencias vinieron, permaneciendo en ese silencio interior, por más que trabajara como mujer. Yo llevaba agua que sacaba del pozo, trabajaba en el jardín, pero mantenía cierta parte de mí constantemente en ese estado de gracia; y esa es la razón que tengo para sugerirles que desarrollen una gracia escuchante mediante el poder del Dios que los hizo, y sean lo suficientemente sensatos como para saber lo que la Gracia es. Y sean lo suficiente sensatos como para saber que la creación humana también les habla, y como para ser positivos hasta que hayan manifestado la Perfección.

Libros usados: Diario de “El puente a la Libertad” María y Jesús, Memorias de María

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

[Principiante] [Practicas] [Cualidades] [La enseñanza] [Hermandad Blanca] [Hueste Angelica] [Preguntas] [Puerta Ancha Vs Puerta Angosta]

[Clases en vivo] [Revista] [Codigo de conducta] [Nueva Era]

copa

Mas Preguntas y Respuestas

Simbolo de Navidad

Tribunal Karmico

Llama violeta

¿Que es la Luz?

Espiritu Santo

¿Que es un Angel?

¿Que es la Atencion?

¿Que es el Cordon de Plata?

¿Que es el Armagedon?

¿Que es la Felicidad?

 

LA GRACIA
MADRE

Hebreo 12,15

Procurad que a nadie le falte la gracia de Dios, a fin de que ninguno sea como una planta de raíz amarga que hace daño y envenena a la gente.

2 Pedro 1,2

Recibid abundancia de gracia y de paz mediante el conocimiento que tenéis de Dios y de Jesús, nuestro Señor.

Ap 22,21

Que el Señor Jesús derrame su gracia sobre todos.

Dt 30,11

  “Este mandamiento que hoy os doy no es demasiado difícil para vosotros ni está fuera de vuestro alcance.

Marcos 12:30

Al Señor tu Dios amaras con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu inteligencia y con todas tus fuerzas.

Mateo 23,13

“¡Ay de vosotros, maestros de la ley y fariseos, hipócritas!, que cerráis a todos la puerta del reino de los cielos. Ni vosotros entráis ni dejáis entrar a los que quisieran hacerlo.