copalogo

[Principiante] [Practicas] [Cualidades] [La enseñanza] [Hermandad Blanca] [Hueste Angelica] [Preguntas] [Puerta Ancha Vs Puerta Angosta]

[Clases en vivo] [Revista] [Codigo de conducta] [Nueva Era]

cristo interno

 

Dentro del corazón de todos y cada uno de nosotros flamea la esencia Divina que es la misma en todos, prescindiendo de religión, color o condición social, que denominamos "El Cristo Interno", el anclaje de la "Magna Presencia YO SOY".

El Cristo Interno -que Jesús manifestó a plenitud, de allí que la humanidad lo conozca como "Jesús El Cristo"- es la esencia Divina de Dios que late en cada corazón humano y conforma una llama triple.

Del lado izquierdo de tu corazón flamea una Llama Azul, que es la Voluntad, la Fuerza, la Fe de Dios; en el centro, flamea la Llama Dorada, que es la Sabiduría de Dios; y del lado derecho flamea la Llama Rosa que es todo el Amor, la Actividad de Dios.

Es allí donde Dios se encuentra "más cerca que tus propias manos y tus pies". Por eso, nunca puedes decir que eres débil y que no tienes fe porque toda la Fuerza y la Fe de Dios la tienes ya anclada en el corazón. No puedes decir que eres bruto y que no sabes, porque toda la Sabiduría de Dios la tienes ya anclada en tu corazón. No puedes decir que odias y que detestas algo o a alguien porque todo el Amor de Dios lo tienes ya anclado en tu corazón.

Decir esto sería negar la Luz de Dios ["Dios es Luz", 1 Juan 1:5] en tu corazón, por ende haciéndote uno con la oscuridad y todo lo que la oscuridad es y acarrea.

Tú eres un hijo de Dios [creado "a imagen y semejanza" de Dios - Génesis 1:26] Reconoce la Divinidad anclada en ti y en tu prójimo, así como en todos los seres humanos por igual. Reclama tu Divinidad diciendo:

¡"Magna Presencia de Dios YO SOY", te reconozco en mí y en todos los seres humanos por igual! ¡Te invoco a la acción para que asumas el mando y el control de todos mis actos, a fin de manifestar la Voluntad de Dios por doquier (que es el Bien), a través de Tu anclaje en mí, el Cristo Interno. Gracias Padre."!

Y cuando te parezca ver que tu prójimo está haciendo algo que no es correcto, dirígetele mentalmente en los siguientes términos:

"¡Magna Presencia de Dios YO SOY, te reconozco en esta persona! ¡Te bendigo y te invoco a la acción para que manifiestes en esta persona la Perfección que tu eres!"